Tipos de contratos laborales

Lo que debemos entender acerca del contrato, primero, es que es aquel con el cual una persona brinda un servicio o su mano de obra a otra persona, quedando así en una posición de subordinado, obteniendo a cambio el pago de un salario. Así, como también, todas aquellas condiciones que existan para el trabajo deberán estar por escrito en el contrato, del cual deberá existir un duplicado y un original tanto para el empleado como para el empleador. Todo ello se encuentra especificado dentro de las Ley Federal del Trabajo (LFT), en los artículos 20 y 25.

Dentro del contrato laboral, se deberá plasmar datos del empleado (como nombre, domicilio, nacionalidad RFC, entre otros) como también del empleador, capacitación, servicio que va a prestar, el día y dónde se realizará el pago de su salario, el tipo de contrato o relación laboral, lugar donde prestará el servicio, la forma y el monto que recibirá como salario, vacaciones, duración de la jornada, entre otras cosas.

Ahora bien, se debe especificar, entonces, los tipos de contrata con los cuales una empresa puede comenzar una relación laboral. Entre ellos, puede realizarse por tiempo indeterminado, el cual es uno de los más deseados por empleados nuevos ya que no establece un plazo fijo de permanencia. Con este, normalmente, la empresa tiene un período de prueba, con el cual se dará a conocer el desempeño del nuevo empleado. El período de prueba no podrá ser más de 30 días, a menos que sea un puesto de alto grado, o sea, de gerencia o directivo, como también uno en el que se tengan labores profesionales especializadas o técnicas, dónde este período puede ser extendido hasta 180 días. El pago y prestaciones que éste recibirá, serán en relación al puesto que estará ocupando. De esta forma, será fácil tener una visualización del desempeño del empleado, lo que ayudará a la toma de una decisión, una vez que este finalice.

Otra de las modalidades que se pueden dar, dentro del contrato anteriormente mencionado, es la capacitación inicial. Con ella, se buscará que el nuevo empleado obtenga las habilidades y conocimiento de las labores que debe desempeñar. Este, a diferencia del período de prueba, puede durar 3 meses o 6 meses en caso de un puesto de gerencia.  Pero, al igual que el anterior, este también será de ayuda, para el empleador, a la hora de tomar una decisión acerca de ese empleado, dependiendo de su desempeño en aquellos meses.

El contrato por obra o tiempo determinado, es otra de las formas de contrato, la cual, a diferencia de la anterior, se da de forma determinada, dependiendo de las exigencias que se tengan dentro de la obra.

Por último, se puede dar un contrato por temporada, con este se puede contratar personal por un período de tiempo, de forma discontinua, dependiendo de la temporada o, puede darse también, siendo una prestación parcial, por días a la semana, al mes o al año. Todos los empleados contratados por esta modalidad, contarán con los mismos derechos y obligaciones que aquellos contratados por tiempo indeterminado continuo, dependiendo al la proporción de tiempo trabajado.

Colaboradores:

Últimos Posts

Contact - Blog Post
Programe una Demostración